Jüdio nüzü: entre la historia y el mito

El último domingo de julio y el primero de agosto se ha representado, como todos los años, una pastoral en el valle pirenaico de Zuberoa. Las pastorales son representaciones teatrales muy codificadas, declamadas en verso, con muy pocos recursos escenográficos pero ricas en cantos, danzas y vestuario. Aunque su origen es religioso, hace décadas que los temas elegidos hacen referencia a la historia vasca, sobre todo centrados en personajes concretos. Cada año asume su escenificación una localidad. Teniendo en cuenta la despoblación y envejecimiento del valle, su organización supone un esfuerzo enorme e implica en la práctica a toda la población, también la femenina (antes invitada a coser y a la logística, pero no a aparecer en escena) y la no vascófona, cuya proporción, sobre todo en las generaciones más jóvenes, es ya alarmante.

Este año ha sido la localidad de Sohüta la que ha representado, sobre el libreto de Jean-Louis Davant, la biografía de René Cassin, judío bayonés, uno de los principales redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y premio Nobel de la Paz. 

cassin pastorala

Un escenario sobrio, una declamación en tres notas al ritmo de los bastones… Solo el texto y el vestuario se renuevan según tema, y las canciones, algunas de las cuales pasan al repertorio tradicional.

La primera pregunta que me vino a la cabeza en cuanto supe que se organizaba esta pastoral fue: ¿por qué puerta saldrá un judío? Porque en las pastorales hay tres puertas: la azul para los cristianos, la roja para los turcos, y la blanca del medio para apariciones más neutras. Obviamente, se trataba de una pregunta retórica, ya que no se entiende esa dicotomía en su dimensión histórica, sino maniquea. Ya se han mencionado más de una vez en este blog el Alarde del Moro de Antzuola (Gipuzkoa)  y la Morisca de la pallaresa localidad de Gerri de la Sal, y se ha puesto en relieve que su (supuesto) origen histórico y su función folklórica son dos cosas diferentes. La aragonesa morisma de Aínsa, recuperada hace unas décadas, ha reforzado su carácter «histórico» en el origen del condado de Sobrarbe, aunque este tiene ahora tanto o más de mítico que los elementos de principios del XX, por cierto muy cercanos en su concepción coreográfica a las pastorales suletinas: en verso, pastores o personificación de divinidades sea cual sea el tema, etc. Ver www.lamorisma.com

En Zuberoa es, en cierto modo, al revés: mantenidas sin solución de continuidad durante siglos y liberadas por tanto de la actual necesidad histórica de justificar ninguna  presencia mora -y ante la evidencia de que nunca hubo turcos en el Pirineo-, las pastorales ofrecen versiones no históricas (aunque los datos, personajes y hechos sí puedan serlo), sino míticas: una sempiterna lucha que, año a año, independientemente del tema, gana el bien contra el mal. Por eso Cassin, como De Gaulle, Churchill y Eleanora Roosevelt han sido kiristiak, mientras que türkak les ha tocado ser a los nazis.

Sin embargo, el recurso a la historia ha llevado a más de una pastoral a trascender su escenario natural. Es muy probable que a mediados de septiembre la pastoral salga de Zuberoa y se represente en Bayona, como ya ocurrió hace años con la del general carlista Zumalacárregui en su localidad natal, Ormaiztegi.

Dicen que dijo John Ford, o algún otro director de cine, al ser acusado de no ceñirse a la realidad en un western: si el mito me gusta más que la historia, yo filmo el mito. Si ustedes prefieren no tener que elegir y les basta con saber que son cosas diferentes, no se pierdan la pastoral «René Cassin». De verdad que se les pasarán las tres horas en un suspiro.

Eskerrik hanitx Davanteri eta Sohütako herriari.

Dejar una respuesta